BABASONICOS: La espiral de la que no safás

30 de agosto 2009 -

babasonicos1

Envueltos en una espiral frenética de provocación, Quito logra presenciar a la banda argentina que apuesta por la reivindicación del rock latinoamericano.

Con una agenda intensa dentro del país, la cual comprendía dos fechas seguidas de conciertos, Babasónicos hizo su aparición oficial en Quito con la anunciada rueda de prensa que se llevó a cabo la tarde del jueves 25 de octubre. Con una demora aproximada de dos horas y la presencia única del guitarrista Diego “Uma” Rodríguez, el músico y la prensa toparon temas como su anecdótica participación dentro del concierto en el volcán “Pululahua rock” en el año 1999, también sobre su nuevo disco, y el sonido actual de la banda -definido por el guitarrista como el resultado de la mezcla de lo caótico y lo hermoso del imaginario urbano regional-; además se habló acerca del momento de gloria por el cual está atravesando Babasónicos (ya que ha logrado realizar más de un centenar de conciertos este año, en España y toda Latinoamérica), y la disposición que la banda tenía por reencontrarse con el público ecuatoriano.

babasonicos2En la noche, el Ágora de la CCE contaba con un ambiente de gente reconocible. Entre músicos, prensa y fanáticos sónicos se lograba juntar alrededor de 1500 personas; en un inicio separadas por la división entre general y preferencia que pocos minutos después se disolvió durante la presentación de la banda guayaquileña SK-Van.

Los primeros invitados, a pesar de ser una banda con ocho años de trayectoria y  dos discos editados (Sin saber dónde ir, 2002; Empezando desde el final, 2004) no lograron convencer al público quiteño.

Mamá Vudú fue el próximo en subir al escenario; recibido calurosamente por el público, el trío ambateño dio un repaso de sus tres producciones entre canciones conocidas como ‘Vortex’, ‘Anhelo’ o ‘Dulce altar’, al igual que presentó algunos nuevos temas, los cuales contienen una mayor intervención de elementos electrónicos que confluyen adecuadamente con su estilo post-punk.

Para concluir con las bandas locales apareció una agrupación que se ausentó de los escenarios ecuatorianos por más de un año; el tiempo influyó para que Can-Can obtuviera un cambio escénico y musical lleno de soltura desmedida, y nuevos temas que evocan un espíritu introspectivo ‘Valles’, ‘Moteles’ y ‘Viajes’. La transformación está dada y los Can – Can están de regreso.

babasonicos3La espera para ver al sexteto argentino fue intensa, las expectativas afloraron, y los comentarios fueron provocadores. Babasónicos es una banda que tiene la garantía de provocar entre otras cosas histeria y frenesí mientras desborda glamour y arrogancia.

‘Ciegos por el diezmo’ arrancó y el sexteto elevó la noche a lo más alto, el Ágora de la Casa de la Cultura reventó entre las luces y las posturas múltiples que Adrián Dárgelos pudo ejecutar. Mientras la noche avanzaba entre temas de sus tres últimas producciones, coreadas en unísono como ‘Putita’, ‘Yegua’, ‘Risa’, ‘Suturno’ o ‘Sin mi diablo’, Adrián advertía que esto “no iba a decepcionar porqué estás en la espiral de la que no safás”, estás envuelto y hipnotizado, dentro del cosmos babasónico. La primera etapa concluía, Babasónicos se despidió pero el público exigió, no quiso que eso acabara,  el sexteto respondió. Luego una guitarra anunció el comienzo de ‘Luces’, el tema que Babasónicos esta utilizando para finalizar sus presentaciones, la moneda fue lanzada y no tocaba más que aprovechar y gritar durante los últimos momentos el coro que señala ‘Arrogante rock’.

Por: Darío Granja