BLOG | La Música Nacional está en Peligro de Extinción

23 de agosto 2012 -

Mientras análisis internacionales revelan la falta de creatividad en la industria musical extranjera, en el Ecuador existen jóvenes agrupaciones de gran talento que no le piden favor a ningún país y que lastimosamente se han visto forzadas a separarse o parar sus actividades musicales ante la escases de plazas de difusión y oportunidad para rentabilizar en diferentes mercados que supuestamente deberíamos tener en el país. Jóvenes agrupaciones musicales como, Sudakaya (Ambato), Biorn Borg(Quito), Sal y Mileto (Quito), Mamá Vudú (Quito), Los Pescados (Portoviejo), Penicilina (Guayaquil), entre otros otras; han anunciado simultáneamente su separación o pausa indefinida en menos de una semana.

Este es un estado alarmante para quienes laboramos en diferentes campos de los mercados musicales del país, a la vez un llamado de atención urgente a las instituciones culturales, direcciones provinciales y municipales, responsables y dueños de los factores de producción musical, medios de comunicación y organismos gubernamentales quienes no han implementado políticas públicas para el desarrollo, sustento y valorización del consumo de arte musical a nivel nacional. Un país sin diversificación cultural (nacional), es un país triste e ignorante. Al público y lectores; no apoyen al artista, porque apoyar da pena; disfruten y valoren los pocos artistas nacionales que quedan.

Carta a diarios nacionales, gobierno y responsables de políticas públicas para la mejora de los mercados musicales en el Ecuador (espero la publiquen)

Por: Daniel Merchán | cabeza-de-gato.blogspot.com

 

Comentarios

9 comments

  • El problema de fondo es que la industria musical es periférica en el Ecuador. El grueso del consumo de los ecuatorianos se orienta a la importación de bandas internacionales, mientras que las bandas “nacionales” no logran cuajar del todo en el gusto de los consumidores. Las bandas, sin embargo, me parece que son parte del problema y no únicamente las víctimas del mercado, el gobierno, o los medios de comunicación. Ese discurso de la música independiente, por ejemplo, no les ayuda mucho a su causa.