Rossana Comelobos, el primer “grupo de chicas” [y un tipo que toca la batería] de Guayaquil

rossana1

Fotos por Omar Sotomayor [¡lindo afro!]

OK, Rossana Comelobos no fue el primer “grupo de chicas” de mi ciudad [¿han visto el documental de Coctel?], pero fue el primero que yo vi.

El efecto en mí fue inmediato, y continúa. Aquel momento fue una epifanía, como cuando en 24 Hour Party People Dios le dice a Tony que debió haber firmado a The Smiths.

Soy una “fans” conversando con sus ídolos. Soy Pamela Cortés cuando conoció a Xuxa. Aunque no sea una entrevista en vivo sino un chat en facebook [y no estén todos los integrantes del grupo], es igual de valioso para mí.

No estoy llorando, se me metió una basura en el ojo.

¡Hola, chicas! ¡Bacansísimo, por fin!

Jolynn Vallejo: ¡Hola! ¡Abrazos virtuales!

Inés Collado: ¡Qué fue! Puntuales, ¡qué orgullo!

Quiero conocer un poco la historia de la banda. ¿Quién la empezó?

IC: Jolynn. Yo tocaba guitarra eléctrica y estudiaba en el Jefferson y Paola, una compañera mía, le contó a Jolynn que yo tocaba guitarra.

¿Y eso cuándo fue?

IC: 1996, 1997.

JV: Verás, yo creo que fue antes, en 1995, porque yo recién había tenido mi quinceañera, jajaja.

IC: Jajaja

JV: Yo estudiaba en el Jefferson primero, donde conocí a Inés, pero luego me cambié al [colegio] Americano…

IC: Nos conocimos antes.

JV: …y andaba con ganas de tener una banda solo de mujeres. No conocía a mujeres que toquen. Yo ya había tenido una banda que se llamaba Bajo La Ley, con Tito y Santi de Los Nietos, pero era una banda solo de covers. Cuando les presenté un tema que yo había compuesto, se burlaron, dijeron vale verga, y que eso no nos iba a dar tocadas. Tito y Santi sí apoyaron, pero el director del grupo, Raúl, me dijo esa huevada y me salí. Fue ahí que le conté a Paola que quería hacer una banda y me dijo de Inés.

Luego la vi a Inés tocar en un show en el Jefferson y fue ¡bacansísimo! Me quedé wow!”, con la bocota abierta, porque full peladas me decían yo sí toco guitarra” y no tocaban nada; en cambio, Inés cogió la guitarra y comenzó a “solear” de una.

IC: ¡Yaaaaa!

¡Posi! ¿Y qué tocaban?

JV: Era un cover… No me acuerdo. ¿Inés, qué era?

IC: Creo que tocamos una canción de Smashing Pumpkins, The World is a Vampire.

¿Leí arriba que hacían solos? No me las imagino tocando solos. Se me viene a la cabeza el cartel de NO STAIRWAY TO HEAVEN, de Wayne’s World.

JV: Eran solos chiquitos, no así grandotes. Bien punkeritos.

Entonces, Jolynn hizo la banda con Inés. ¿Y las otras?

IC: Paola también conocía a Vicky [Döbler, bajista], se conocían de las clases de alemán.

Pero Paola no tocó con ustedes, ¿no?

JV: No, Paola es solo una man bacán que asomó en la vida, jajaja.  Sigo amiga de ella hasta ahora.

 Ah, ya.

JV: Pues Vicky también vino por Paolita. En el cole llegué y le conte a Fabi [Fabiola Viteri, guitarra; perdón, segunda guitarra] Loca, ya tengo guitarrista y bajista, solo me falta batería”, y la man se puso toda triste y me dijo “ya pues, yo tengo lugar en tu banda”. Y me cagué de risa y le dije “loca, ponte pilas: si aprendes a tocar, tocas la guitarra también”. En ese entonces, era súper popular eso de primera guitarra y segunda guitarra, entonces le dije para que toque la segunda guitarra. La man, súper afanosa, se puso a aprender con Yiko, el vocalista de Emjayel, que era su pelado en ese entonces.

Inés de ley era primera, ella soleaba y todo, y como decían en ese tiempo, primeaba, jajaja.

En fin, así fue. Baterista fue otra locura y aunque probamos algunas, nunca conseguimos una que sea mujer… por eso entró Omar [Sotomayor, de Ultratumba].

IC: Tocábamos canciones de Pixies, L7, Lunachicks.

¡Lunachicks! En sexto año, yo quería hacer una banda como las manes. Se iba a llamar Narcochicks. No prosperó porque, básicamente, además del timbre de nuestras casas, nadie sabía tocar nada.

IC: Jaja

JV: ¡Jajaja! Yo las vi en vivo en NY y les dije, “yo tenía una banda con la que tocábamos sus canciones”. Ahí me enteré que la vocalista, aunque gringa, nació en Ecuador: sus papas de coincidencia estaban en Ecuador y ella nació en Quito o algo así.

Bacán, no sabía ese dato. Tiro Mike Judge.

JV: Sip.

Con nosotras fue igual. Inés era la única que sabía algo y, pues, Omar. De ahí, yo cantaba desde pequeña y tocaba piano, pero no sabía nada de guitarra. Vicky cogía clases pero muy lento como para avanzar. Bueno, también aprendí con mi pelado de ese entonces, Daniel Zambrano, vocalista de SK8 en ese tiempo [y luego de Camisa de Fuerza]. Daniel me enseñó a tocar guitarra e Inés y Vicky me enseñaban algo también. O sea, no es que aprendí mucha guitarra que digamos y lo único que sé de batería, me lo enseñó Inés también. Inés es el músico de todo esto: le dejabas un rondador y al mes ya sabía tocarlo bien.

IC: Jaja. Siempre me gustó la música. A los 13 ya tocaba una guitarra de palo que era de mi papá.

Chévere. [Él, Daniel, tenía el primer mohawk que yo vi en la ciudad. Claro, esto fue mucho después de Prema, de Descontrolados].

¿Cómo conocieron a Omar?

JV: A ver, A Omar lo conocí… chuta, ¿dónde habrá sido la primera vez? Por Fabiola, seguro, en alguna fiesta o algo.

Ese man por dónde es que no ha rodado.

¿Ustedes todavía hacen música?

IC: Yo sí. Improviso muchísimo con la guitarra y una batería virtual de fondo.

JV: Pues han habido intentos… ¿Dices juntas, o separadas?

Jolynn, ¿tú no estabas en L.O.B.A.?

JV: Sí, hasta los cinco meses de embarazo. De ahí ya no pude más. Hicimos una gira por todo Ecuador y al último ya no podía…

Inés, tú eras FISTIC, ¿no? Alguna vez escuché tu Myspace.

IC: Sí, hice algunas canciones con la computadora. Ahora improviso con la guitarra eléctrica y un amplificador. Estoy pensando en crear canciones y presentarme en algún lugar.

Esta es una canción que hicimos con Jolynn: http://youtu.be/quSCCBxq1Yc

Sería bacán.

JV: Deberías. Hay pocas “manes” como tú en ese sentido.

A mí como no me da, solo hago mixtapes [dizque].

Detesto esta pregunta, pero bueno: ¿hay algo que extrañan de esa época, de los años en los que ustedes tocaban? Había menos tecnología, por ejemplo.

IC: Tocar en tarima.

JV: Mmm… la inocencia. O sea, la inocencia de que no te das cuenta de que hay gente que tiene otros trips u otras agendas. Yo era muy inocente y acolitaba a cualquiera y creo que luego, en algunos aspectos, fui demasiado buena gente, como que no me daba cuenta que no todo el mundo quiere acolitar: si habían unos cuantos por ahí que sí quieren verte la cara…

¿Cómo te querían ver la cara?

JV: Uuuuy, no sé; eso es largo y no sé pues, no tan relevante al tema. Es más relevante a proyectos posteriores que tuve, solo que de la misma época.

¿Me parece que luego tocaste en Hoy Faneska?

JV: Jajaja, sí. En Hoy Faneska aprendí mucho.

Lo de que me vean la cara me refería a una disquera que tuve que se llamaba Desarme. ¡Uy, en Desarme aprendí más! ¡Jaja! Fue bacansísimo porque, al comienzo, todo se me dio; hubo mucho acolite. Pero ya pues, pasó la piratería y todo se fue a la verga. Era súper duro ver los discos que lancé en lugares piratas de la Marín [un barrio popular], en Quito.

¿Le metiste harta plata a Desarme?

JV: Sí, ese fue mi peor error. Nunca tuve una sola clase de negocios donde te dicen que lo primero que haces es no invertir tu propia plata, pero es lo que yo hice. Desarme se acabó luego de lanzar el segundo disco de CURARE, en 2005. Me quedé con una deuda de 12 lucas que, aunque no creas, sigo pagando. Es tenaz. Ya me faltan $2.300, más o menos.

Mierda. ¿Y a quién pagas eso?

JV: Al Bank of America, LOL. Lo de los intereses no es chiste; por eso es interminable, como la deuda externa del Ecuador.

¡Tenía tantas ganas de seguir haciendo cosas por la música ecuatoriana! Creo que nadie comprendía eso, tampoco. Pensaban que yo era una fan ultra loca, o algo así. El complejo del músico ecuatoriano -no todos-es tan tonto que no podían creer que alguien realmente se interesara por su música. Es como que le buscaban la quinta pata al gato.

¿Te topaste con muchas miradas raras?

JV: De ley, más que todo en Quito, donde no me conocían y decían esta guayaca loca, jajaja.

A la final, no me afectaba mucho, pero en retrospectiva creo que tal vez eso hizo que algunas personas no creyeron, en un principio, que lo que ofrecía era real.

Mira, hay algo súper importante de Guayaquil que yo no he oído en ningún otro lugar y yo soy media viajada, verás, jajaja. En Guayaquil, cuando Inés y yo éramos peladitas, me acuerdo que nos íbamos a los parques de Sauces [una ciudadela guayaquileña de clase media] a tocar. Alguien llevaba su guitarra de palo y dale, ¿qué sugieres?”, o lo que sea, pero muy rápido. De repente, ya la gente no tocaba covers: ya nos pasábamos tocando las canciones de los demás. Por ejemplo, Daniel tocaba “Lola”, de Ultratumba, y Oscar [Sotomayor, hermano de Omar, también de Ultratumba] tocaba alguna de Los K-K y Omar alguna de Beso Negro.

Yo recuerdo que la escena de Sauces era bien unida.

JV: O sea, a lo que me voy es: no era solo unión, era una huevada de que no había dónde tocar, entonces, si alguien componía algo, lo tocabas al grupo, y si al grupo le gustaba, se lo aprendían, y así rotaban las canciones. De repente, Fabi venía, ¿has oído la nueva canción de Paolo [Thoret, de Vírgenes Violadoras]?”, y me la enseñaba.  O sea, ni siquiera era el man el que me la enseñaba y de repente, la oías por primera vez en el parque y era ¡del putas!

Como siempre digo: aquí sé es indie a la fuerza, no por convicción.

¿Eran ustedes las únicas mujeres en todo esto?

IC: Parece.

JV: O sea, yo creo que sí. Con la excepción de Roxana, la pelada -ahora esposa- de Jairo [no sé quiénes son].

Me tenía que ir a escondidas porque mi mamá odiaba que vaya a Sauces.

¿Dónde vivías?

JV: En la nueva Kennedy, que ni era la gran cosa, pero mi mamá tenía mucho miedo a la chupadera, la droga, etcétera.

Cuando tocaban, ¿no les gritaban el ya clásico “¡mucha ropa!”?

JV: Sí, en algún concierto sí, y me “cabrié”, LOL. La gente, por lo general, súper bacán: como que se quedaban fríos y ya no se burlaban. Yo tengo el video del Saustock ["Sauces" más "Woodstock"; un festival de la ciudadela] donde sale en audio algo sobre mis calzones, ¡y yo grité en el micrófono que tenía una licra bajo la falda y que no me iban a ver nada! ¡Jajaja! ¡Licra! ¡Qué nota!

¡Una licra! ¿No era fucsia? El típico color de las licras.

¿Por qué nunca grabaron audio?

IC: Porque no tuvimos la oportunidad.

JV: Por la ignorancia, no sabíamos. O sea, te lo pongo de esta manera: si mi hija a los 15 años tiene las huevas de componer algo y tocarlo, es más que seguro que yo le grabo lo que sea, pero en ese entonces, mis papás odiaban que yo toque. Creo que a Vicky tampoco la apoyaban mucho, no me acuerdo. Inés, tus papás eran más “acolitadores”, ¿no?

IC: Sí, siempre me han apoyado.

JV: Pero en fin, nadie entendía lo que estaba pasando, y porsupuesto, si hubiera entendido, hubiera hecho lo imposible por grabar. Ahora, miro hacia atrás y digo wow!”; o sea, no éramos la mejor banda del mundo, ni tampoco sabíamos lo que hacíamos, ¡pero que intento más bacán!

Exacto. Para mí, eso lo resume todo. Siempre han sido un referente personal por la actitud de nos vale, vamos a salir y tocar”.

Olvidé preguntarles algo: ¿por qué se llamaban Rossana Comelobos?

IC: Fabiola escribió una canción que se llamaba así.

JV: Cierto, esa nunca la llegamos a tocar tampoco -habían dos temas más que no se lograron tocar en vivo: “Elías”, que lo escribió Vicky y yo le puse guitarra, y otro que Vicky le hizo a Inés cuando se fue a Londres al que le pusimos “Plaza Dañín”-. La racionalidad de ese nombre era que Fabiola quería que seamos mujeres que nos comiéramos a los lobos, en lugar de ser la Caperucita que es asustada y comida por el lobo. Eso era lo que decía. Si ella estuviera en esta conversación, podría explicar mejor.

[No es que Fabiola esté muerta, solo que no la pudimos contactar. Jolynn cree que está en Argentina. Vicky vive en Alemania, así que estuvo complicado que se conecte con nosotros. Y a Omar no le dije, pero le agradezco mucho por las fotos que acompañan esta entrada. Otro día te voy a dejar tus discos de Buzzcocks y Black Flag.

Si quieren ver más fotos de RCL, visiten el facebook tributo que hice en 2011. Además, acabo de subir el video del que habla arriba Jolynn].