Los mejores discos del 4711

01 de febrero 2014 -

Es demasiado tarde para escribir cualquier cosa que tenga como titulo “Lo mejor del 2013”, yo sé. Así que aprovecho el recién estrenado 4712 chino para dejarles con el top 10 de los mejor discos del 4711, según la humilde opinión nada imparcial de quien les escribe. Aquí no encontrarán ni Daft Punk, ni David Bowie, ni Arcade Fire, ni nada que suene indie. La lista es esquizofrénica y mutante, como el año de la serpiente que nos ha dejado. Les saludos, amazonas y jinetes, deseándoles un excelente año. Finalmente nos vamos a caballo.

uochi

10. Uochi Toki , Macchina da Guerra

Este tal vez sea el disco más raro que he escuchado en mi vida. Y se encuentra en esta lista solamente porque me da un gusto enorme saber que aún hay gente en esta actual Europa melancólica y triste que osa innovar. Hiphop, gritos y ruidos.

 

2020

9. Justin Timberlake,  The 20/20 Experience

Quien nunca bailó con el pop, que arroje la primera piedra. Justin Timberlake recupera una cierta sonoridad Motown sin sonar vintage. El disco está bien registrado, mezclado, masterizado y la portada es una belleza. Consejo: prueba el striptease con Suite and Tie a todo volumen. Diversión garantizada.

 

blue

8. Blue Touch Paper, Drawing Breath Moments

La verdad es que el disco es imposible de conseguir, pero solo con escuchar el promo te da ganas. Jazz eclético y rayado, sin sonar pretencioso, y solo por eso ya vale la pena.

 

10estudios

7. Edgar Granda,  10 Estudio & Suite Popular Moderna Ecuatoriana

Tiene la intención de ser un disco pedagógico, pero muestra en acordes dulces y emocionantes una breve historia  de la música ecuatoriana. Un disco necesario para el patrimonio musical del Ecuador, un paseo entre sus ritmos y melodías. Onírico, suave, ideal para inducir al coma musical o a la meditación transcendental.

 

apanhador-so

6. Apanhador Só, Antes que tu conte outra

Así seria la psicodelia si hubiese sido recién inventada en 2013.  Son los Tame Impala en su versión brasileña. No. Son mejores. Sin miedo de hacer lo que a uno le da la puta gana, y aún así, ser música. Podrían venir a ser tan influyentes cuanto los Mutantes. Increíble.

 

gamak

5. Rudresh Mahanthappa, Gamak

El saxofonista Rudresh Mahanthappa sería algo como el Junot Díaz del jazz. Navega entre idiomas, en su caso la improvisación jazz y las harmonías hindús, en un especie de spanglish musical. Hace sonar a  su saxofón como tablas de India, construyendo una identidad transfronteriza, que no está aquí ni allá. Es la invención de todo un nuevo universo musical.

 

josejames

4. Jose James, No Beginning, No End

Luego de D’Angelo y su ya lejano Voodo (2010), el soul había quedado sin sus héroes o anti-héroes. Tiziano Ferro tenía potencial y había llegado cerca, pero en eso llega Jose James acompañado por el bajo gordo de Pino Palladino, sofisticados y llenos los dos de x factor. El disco te sabe conducir, y sobretodo seducir. No puede falta en la playlist “música para el sexo”.

 

wayne

3. Wayne Shorter, Without a Net

El disco es la prueba viva de que se puede ser actual y joven a cualquier edad. A los 81 años, Wayne Shorter me parece mucho más interesante que en los tiempos de Wheater Report, y con su sax pasea por senderos de una experimentación demasiado lucida, la que le trajo un merecidísimo Grammy. Escuchen con buenos parlantes, quien quiera que sea el ingeniero que grabo este disco hizo un excelente trabajo. Bravo!

 

tap

2.  Pat Metheny, Tap

No solo Pat Metheny toca sitar, guitarra, marimba, piano, bajo, campanas, electrónicas y todo lo demás que se escucha en el disco (excepto la batería, tocada por Antonio Sanchéz), lo hace interpretando a Masada, de John Zorn. Metheny Oriental Express. Desde The Dark Side of The Moon yo no volaba tanto. LSD para los oídos.

 

tigran

1. Tigran Hamasyan, Shadow Theater

El legado de la buena música esta en buenas manos. El joven pianista y compositor (Gyumri, 1987) fusiona música tradicional de Armenia con improvisación y hace lucir bien al minimalismo punk. Donde E.S.T. encuentra Skrillex. Alivio en saber que siempre hay algo bueno cocinándose bajo el sol.

 
TAGS: