Radio Fantasma | Incinerar el mar

16 de noviembre 2014 -

qualy-radio-fantasmaEste es el segundo disco de la banda cuencana Radio Fantasma que lleva 10 años haciendo música lo que se nota claramente en su sonido, experimentado y sólido.

Al ser cuencanos, me falta para el justo y definitivo juicio, el haberlos escuchado en directo. Cosa que sin ser un requisito para calificar un disco, a veces me ayuda a comprender en su totalidad una propuesta. Sin embargo al encontrarme a más de 9 horas de trayecto por tierra y tener siempre muy pocos deseos de experimentar las turbulencias del Mariscal Sucre, no he podido atestiguar un directo de Radio Fantasma.

“Incinerar el Mar” se grabó hace cosa de un año en una casa abandonada de Cuenca, y fue producido por Daniel Pasquél (Marley Muerto, Can Can, varios etcéteras bien logrados en producción). Aparentemente este viaje le costó a Pasquél una hepatitis inducida por algún come o bebe austral de dudosa procedencia, lo que a pesar de todo, me hace pensar que definitivamente en Cuenca, uno puede y debe entregarse a varios excesos, empezando por los culinarios.

“Incinerar” tiene muchas virtudes y muchos defectos. Es un disco ampliamente radiable sin comprometer su calidad ni caer en lo fácil y burdo, lo que siempre va a ser bueno. Necesitamos que el rock & pop nacional de calidad pueda estar en medios de todo tipo de forma consistente, conocer y escuchar nuestras bandas siempre va a ser la primera piedra de una industria discográfica nacional.

El disco tiene un gran sonido con ambiente levemente oscuro y melancólico, compacto, solido, muy bien logrado, en que la base rítmica, y melódica dialogan de forma coherente, dándole una especial emocionalidad en la que no se qué tanto tenga que ver el proceso de pasarlo a cinta en la masterización, a cargo del cuencano radicado en Estados Unidos, Daniel Alba, lo que suele empantanar agradablemente las frecuencias. En los vocales Daniel Pinos hace cosas que muy pocos cantantes siquiera intentan en las bandas nacionales, y es CANTAR, cantar bien, sin exagerar, llevar una melodía, desarrollarla. Ese simple detalle, hace que valga la pena ya todo este trabajo, ya que marca una gran diferencia con casi todo lo que he escuchado por estas latitudes. Sus puntos fuertes son la apertura con “Sagrado como el sol” y el que le sigue, “Aquí” con mucha fuerza y coros muy bien trabajados. Es destacable también “Las Murallas” en el que me recuerdan vagamente a Lucybell.

Sin embargo, hay cosas que realmente no llevan el proyecto hasta el final de la forma en que se insinúa al inicio. Hay muchos altibajos en la calidad de la composición de los temas, lo que hace que existan 3 o 4 con mucha onda, buenos de verdad, y todo el resto, que son hasta cierto punto aburridos e intrascendentes, no puedo decirlo de otra manera. Incluso algunos totalmente fuera de contexto, como el pop/funkero/easy listening trasnochado “Magnolia” que en otro disco (o decada) tal vez funcionaría, pero queda clarísimo que en este sobra. Aquí no se qué tanta influencia haya tenido el productor en escoger la lista de temas que se publicarían al final, pero, definitivamente faltó trabajo en pulirla y cortarla. Otro punto bajo del disco, es la cantidad aterradora de solos  y floreos de guitarra que no aportan, que debilitan y alargan innecesariamente una canción, y es una pena, porque las mejores del disco caen en ese problema. No voy a ponerme en la postura de decir que  ya nos habíamos desecho por fin de los aburridos solos de guitarra en los 90, pero si, son anacrónicos, en general a no ser que sean geniales y poderosos solo son una carga que habla poco de la imaginación de una banda o mucho del ego del guitarrista o de una simple falta de criterio y valor de escaparse de lugares comunes ya ampliamente superados. Siempre pensaré que no debe incluirse ninguna parte en una canción si no es un verdadero y franco aporte.

“Incinerar el Mar” de “Radio Fantasma” a pesar de ser un segundo disco, debe entendérselo como el primero ya que la difusión del anterior a todas luces fue marginal. Se aprecia trabajo serio, ganas, capacidad. En lo que pierde la banda es en cierta reticencia a desligarse de su zona de confort y de ciertas cargas que le entorpecen. Pero es obvio que es un grupo con capacidad de trabajar sobre estos asuntos. Recomiendo que escuchen este disco y que separen la paja del grano, porque hay algunos minutos de muy buena música rodeados de un empaque excesivo.

Radio Fantasma son:

Juan Sebastián Neira – Bajo y Coros
Daniel Pinos – Voz Principal
Andrés Rivera – Guitarra y Coros
Sebastián Tamariz – Batería